50 síntomas de un exceso de estrés

 

¡Hola guapa!

 

¿Sufres de ocupaditis?

¿Sueles sentir que el día no tiene suficientes horas para todo lo que tienes que hacer?

¿Constantemente te sientes abrumada? ¿Fuera de control?

¿Que tienes demasiado en la cabeza?

¿Que nada más no avanzas?

¿Que siempre estás a la carreras?

 

O ¿cuántas veces al día sueles sentirte con confianza?

 

¿Con una sensación de satisfacción porque confías que todo lo que estás haciendo y viviendo tiene un propósito de amor y servicio?

 

¿Qué tanto te relajas y disfrutas tu día, independientemente lo que estás viviendo?

 

Si eres como la gran mayoría de las mujeres hoy día, posiblemente muchas veces te sientes estresada o ansiosa. Toma en cuenta que el estrés se disfraza de:

 

  • Tristeza
  • Miedo
  • Angustia
  • Ansiedad
  • Impotencia
  • Ira
  • Odio
  • Culpa

 

 

Hoy quiero compartirte 50 de los síntomas más comunes de un exceso de estrés, con el objetivo de que puedas auto conocerte, y empezar a hacer consciencia de cómo tu estilo de vida está afectando tu salud tanto física como mental y emocional (compárteme en los comentarios con cuáles te identificas):

 

  1. Dolores de cabeza frecuentes, apretamiento de la mandíbula o dolor
  2. Apretar los dientes
  3. Tartamudez o tartamudeo
  4. Temblores, temblores de labios, manos
  5. Dolor de cuello, dolor de espalda, espasmos musculares
  6. Mareos, desmayos
  7. Zumbido de oídos
  8. Rubor frecuente, sudoración constante
  9. Manos o pies fríos o sudorosos
  10. Boca seca, problemas al tragar
  11. Resfriados frecuentes, infecciones, herpes labial
  12. Erupciones cutáneas, picazón, urticaria, “piel de gallina”
  13. Inexplicables o frecuentes ataques de “alergia”
  14. Acidez estomacal, dolor de estómago, náuseas
  15. Exceso de eructos, flatulencia
  16. Estreñimiento, diarrea, pérdida de control
  17. Dificultad para respirar, suspiros frecuentes
  18. Ataques repentinos de pánico
  19. Dolor en el pecho, palpitaciones, pulso rápido
  20. Micción (orinar) frecuente
  21. Disminución del deseo o rendimiento sexual
  22. Exceso de ansiedad, preocupación, culpa, nerviosismo
  23. Mayor ira, frustración, hostilidad
  24. Depresión, cambios de humor frecuentes o irracionales
  25. Aumento o disminución del apetito
  26. Insomnio, pesadillas, sueños inquietantes
  27. Dificultad para concentrarse, pensamientos por todos lados
  28. Problemas para aprender nueva información
  29. Olvido, desorganización, confusión
  30. Dificultad para tomar decisiones
  31. Sentirse sobrecargado o abrumado
  32. Llamadas frecuentes de llanto o pensamientos suicidas
  33. Sentimientos de soledad o de inutilidad
  34. Poco interés en la apariencia,
  35. Hábitos nerviosos, inquietud, tapping en los pies
  36. Mayor frustración o irritabilidad
  37. Reacción excesiva a pequeñas molestias
  38. Mayor número de accidentes pequeños
  39. Comportamiento obsesivo o compulsivo
  40. Reducción de la eficiencia o productividad laboral
  41. Mentiras o excusas para cubrir el trabajo deficiente
  42. Discurso rápido o murmurado
  43. Excesiva actitud defensiva
  44. Aislamiento social
  45. ​​Constante cansancio, debilidad, fatiga
  46. El uso frecuente de medicamentos que no requieren receta médica
  47. Incremento de peso o grasa abdominal
  48. o pérdida de peso sin dieta
  49. Aumento del consumo de tabaco, alcohol o drogas
  50. Compras por impulso

 

Si te identificaste con más de 5, mi querida, es importante empezar a hacer cambios no sólo en tu estilo de vida, sino en tu plan de alimentación y en cómo percibes la vida.

 

El aprender a manejar nuestro estrés, es más importante de lo que creemos, ya que tiene el poder de destruir nuestro sistema inmunológico, digestivo, óseo, endócrino, y nos hace más propensas a la negatividad, depresión, ansiedad, irritabilidad, indecisión y el enojo.

 

El estrés es una limitante mental, comienza en nuestra mente, por lo tanto, para manejar el estrés, es inútil tratar de cambiar las situaciones externas que creemos que no podemos manejar.

 

Requiere de un cambio interior, de un cambio de mentalidad, de percepción.

 

Se trata de darle nuevas instrucciones a nuestro cerebro, y a nuestro cuerpo, para mantener nuestro sistema de relajación activado y nuestro cuerpo esté en la mejor disposición para hacer lo que está diseñado a hacer.

 

¿Lista para que te enseñe los 4 secretos para liberarte del estrés, recuperar tu energía y perder peso?

 

Aquí te los enseño.

 

 

 

 

Fuentes bibliográficas: https://www.stress.org/stress-effects/