[VIDEO] Cómo reducir la celulitis de una manera natural y compasiva

 

Hola guapa, hoy hice un video súper práctico para ti, para reducir la celulitis naturalmente (si prefieres leer en vez de ver el video, puedes ver la transcripción abajo). Haz clic en el botón play para reproducirlo.

 

 

 

¿A quién no le ha pasado que se ve en el espejo en una falda, unos shorts, o en ropa interior, se topa con la celulitis y entra en pánico total?

 

Estrés, angustia, desprecio por el cuerpo, incluso hasta asco de esas partes de nuestro cuerpo en donde se acumula el “queso cottage”?

 

Bueno, pues no estás sola. Hoy vamos a hablar sobre las causas tanto físicas, nutricionales, como emocionales de la celulitis y qué puedes empezar a hacer hoy mismo para hacer las paces con ella y disminuirla naturalmente.

 

Para las que ya conocen mi filosofía, saben que siempre vemos todo síntoma de salud como un mensajero. Mis síntomas de salud me traen un regalo para que yo pueda aprender acerca de mí misma, y de mi sistema de creencias y me dan la oportunidad de cambiar esos aspectos de mi vida que me causan estrés, ansiedad, dolor y que me alejan de mi verdadero ser.

 

Siendo así, no podíamos empezar este video sin reconocer que la celulitis no es nuestra enemiga, y no es algo que tenemos que evitar o erradicar a toda costa, sino invitarla a que nos dé el mensaje que tiene para nosotras. Una vez que escuchamos el mensaje que tiene para nosotras podemos ir a la raíz de nuestro síntoma y ahí es donde sucede la verdadera transformación. (Si quieres transformar por completo la percepción que tienes acerca de tu cuerpo, descarga GRATIS mi EJERCICIO PARA ACTIVAR TU METABOLISMO click aquí)

 

Lo que sí es un hecho es que las cremas, las cirugías láser, y demás tratamientos externos para combatir la celulitis, raras veces tienen resultados sostenibles y sólo causan un estrago en nuestro bolsillo y por supuesto, frustración al no ver los resultados que esperamos.

 

 

Estas son las principales causas o mensajes que trae para nosotros de la celulitis o del “queso cottage” que se acumula principalmente en las piernas, las pompis, los brazos y el abdomen:

 

• Estrés tanto físico, como mental y emocional

• Una alimentación de baja calidad, deficiente en nutrientes, alta en azúcar, y grasas y carbohidratos de mala calidad.

• Retención de líquidos (que también causa hinchazón)

• Deshidratación

• Falta de circulación (flujo sanguíneo)

• Disminución de la producción de colágeno de la piel (El colágeno y la elastina nos ayuda a reducir la apariencia y la progresión de la celulitis)

• Falta de actividad física (un estilo de vida sedentario)

• Desequilibrios hormonales, (desde reducción en la producción de estrógeno, desbalances de la tiroides, incrementos de producción de cortisol, y desbalances de prolactina)

• Elevados niveles de insulina

• Condiciones médicas existentes como enfermedades autoinmunes o diabetes

• Genética

• Alergias

• Fumar, (el fumar reduce la producción de colágeno y la circulación)

• Demasiada exposición al sol y otras causas de toxicidad

 

Ahorita te voy dar algunos tips nutricionales y de ejercicio muy prácticos que te van a ayudar a reducir naturalmente la celulitis. Pero antes de eso, vamos a hablar de un factor mucho más importante y que tiene un impacto más profundo aún que la parte nutricional y de movimiento:

 

La conexión entre el estrés emocional y la celulitis.

 

Específicamente he detectado a lo largo de mi vida que hay una conexión con el enojo reprimido, el rencor y el resentimiento.

 

El enojo reprimido, el rencor y el resentimiento provocan un estrés subconsciente que incrementan nuestros niveles de cortisol y afecta todos los sistemas de nuestro cuerpo.

 

Específicamente aumentan la inflamación y contribuyen a los signos del envejecimiento.

 

Al tener estrés crónico, nuestro cuerpo le da prioridad a otras funciones más importantes en nuestro cuerpo, (como sobrevivir), a costa de la producción de colágeno.

 

También se cree que la celulitis es la manifestación de nuestra inhabilidad para aceptarnos a nosotros mismos, ya sea inhabilidad para aceptar nuestro físico, como cuando constantemente estamos enojadas porque no podemos adelgazar o porque no podemos llegar a una talla específica, o inhabilidad para aceptar nuestra manera de ser, nuestros errores e imperfecciones.

 

(Descarga GRATIS mi EJERCICIO PARA ACTIVAR TU METABOLISMO, es el favorito de mis alumnas porque al hacerlo, estarás dando un gran paso para aceptar tu cuerpo y reconectarte con él, lo que te será más fácil activar tu metabolismo y bajar de peso. CLICK AQUÍ PARA DESCARGARLO)

 

 

Nuestra inhabilidad de perdonar, tanto a nosotros mismos como a otros, nos mantiene en este estado de estrés crónico que afecta prácticamente todos los órganos de nuestro cuerpo. La gran maravilla es que la capacidad de sanar nuestro enojo reprimido, el rencor y el resentimiento está a nuestro alcance ahora mismo y sólo requerimos una reprogramación mental.

 

O en términos más simples: de un cambio de percepción.

 

Veamos cómo:

 

Sufrimos porque creemos que alguien más tiene el poder de beneficiarnos o de hacernos daño. O porque creemos que nosotros tenemos el poder de beneficiar a alguien o de hacerle daño a alguien.

 

Desde esta perspectiva, perdemos totalmente nuestro poder personal y se lo entregamos a alguien más o a una situación externa.

 

Esperamos que el otro cambie o que la situación cambie, para yo sentirme bien conmigo mismo.

 

Pero la realidad es que lo único que me enseña esta situación es que la persona que tiene que hacer el cambio, soy yo. No el otro.

 

Sólo nosotros tenemos el poder de decidir si mantenemos nuestra paz, independientemente de lo que hagan o digan los demás. Si cambio yo, dejo de sufrir. Si reconozco que nadie puede hacerme daño, y que yo no puedo hacerle daño a alguien más, el rencor y el resentimiento desaparecen automáticamente.

 

Tengo una alumna que había hecho todas las dietas habidas y por haber en el planeta y nada más no lograba bajaba de peso. Hicimos mucho trabajo interno y externo, con herramientas en Psicología de la Alimentación y Nutrición Funcional.

 

Y un buen día me contó que tenía una relación muy complicada con su papá, en donde ella estaba muy enojada con él por la manera en la que él la había tratado durante su niñez y su adolescencia. Su papá constantemente le decía que tenía que estar a dieta para adelgazar, y cada vez que ella subía de peso, su papá le hacía comentarios negativos acerca de su cuerpo. A sus 35 años, seguía enojada y con mucho rencor.

 

Ella hizo un hermoso trabajo de perdón y de cambio de percepción y como por arte de magia, a las dos semanas para mi sorpresa, me llamó para decirme que había disminuido radicalmente la celulitis en sus brazos y abdomen!! (Si deseas aprender mis herramientas en Psicología de la Alimentación, regístrate a mi programa EL ARTE DE AMAR TU CUERPO, click aquí para más información)

 

 

Así que ahora vámonos a los consejos prácticos que puedes empezar el día de hoy para reducir la celulitis naturalmente es:

 

1. Acepta y ama tu celulitis. Y no sólo tu celulitis, sino todo tu cuerpo. Recuerda que cuando tú no aceptas y amas tu cuerpo, éste entra en un estado de estrés en donde se apaga tu digestión, acumulas grasa, desregulas tus hormonas y disminuye tu producción de colágeno. Si quieres aprender herramientas en Psicología de la Alimentación para amar tu cuerpo, te invito a tomar el programa en línea El Arte de amar tu Cuerpo.

 

2. Tómate 5 minutos para reconocer si hay alguien en tu vida a quien le guardes un enojo profundo, rencor o incluso resentimiento. ¿Hay alguien que de plano no puedes o no quieres ver? ¿Que te choca? ¿Que te saca de quicio? Puede ser un familiar, un ex novio, tu propia pareja actual, un hijo, un jefe. Y tómate la oportunidad de cambiar tu percepción acerca de ellos.

 

Ellos no te han hecho daño y tú tampoco. Sólo tú puedes permitirte hacerte daño a ti. Y eso lo puedes cambiar ahora mismo.

 

Ahora, vámonos a los tips nutricionales…

 

3. Empieza reemplazando toda la comida procesada y comercial por alimentos naturales preparados en casa. Si crees que no tienes tiempo para cocinar, hazte amiga del congelador. Puedes dedicar una mañana o una tarde del fin de semana para cocinar todo lo de la semana, y congelar el resto. Todo lo que necesitas saber sobre nutrición funcional te lo enseño en mi programa en línea El Arte de Nutrir tu Cuerpo.

 

4. Experimenta agregando los siguientes alimentos:

 

a. Semillas de linaza para incrementar tu producción de colágeno y modular tus niveles de estrógeno

b. Té verde (si es que no eres sensible a la cafeína)

do. Vegetales frutas y nueces altos en fibra como las moras y todos sus derivados, vegetales de hoja verde como espinaca, berza y ​​acelga. Acuérdate que la fibra ayuda a limpiar tu colon, y reduce el daño de los radicales libres.

re. Una buena fuente de proteína como salmón, huevos, pescado, pollo orgánico.

mi. Alimentos altos en potasio como vegetales de hoja verde, aguacate, agua de coco.

F. Grasas saludables como aceite de coco, aceite de oliva, salmón, semillas de chía.

gramo. Agua, mucha agua para reducir las toxinas en tu cuerpo.

h. Caldo de huesos: el caldo de huesos es buenísimo porque contiene colágeno. El colágeno es una proteína que abunda en el cuerpo y no es importante para la piel, sino para tus articulaciones, tu digestión, tus uñas y el cabello. Al final de este artículo, te comparto la receta para elaborarlo.

 

Y vamos a intentar reducir los siguientes alimentos:

• Refrescos, tanto los normales como los light.

• La cafeína ya que deshidrata mucho el cuerpo

• Azúcar y sal de mesa

• Harina refinada y productos de granos refinados. Estos se convierten en azúcar y se acumulan como grasa.

• Alérgenos: como gluten, lácteos, cacahuates, soja, etc. Para muchas personas, estos causan inflamación interna y disminuyen nuestra capacidad de circulación e interfieren con la absorción de nutrientes en nuestro cuerpo.

• Grasas hidrogenadas. Como aceite vegetal, margarina, y las grasas que están en los productos procesados ​​y comerciales. (como el de las papitas, las galletas comerciales, la comida frita, etc.)

 

Todas las causas provocan inflamación y acumulación de grasa.

 

Sobre el movimiento:

 

Ciertos ejercicios son muy efectivos para reducir la celulitis. Pero lo importante es que los hagas porque te gustan, y no porque crees que te van a adelgazar.

 

Si el ejercicio no se acerca desde un lugar de amor hacia su cuerpo, no podrá ser sostenible.

 

Mis favoritos hijo:

 

Caminar: Cuando comencé a caminar, en menos de un mes noté que mi celulitis redujo radicalmente. Salte a caminar a un parque, con tu perro, o dale vueltas a la manzana escuchando música.

 

Todo el ejercicio que ayude a generar músculo: a mí me encantan las sentadillas y hago varios estilos todas las semanas.

 

También es muy efectivo el Pilates, los entrenamientos de resistencia con pesas, y la yoga.

 

¡Así que ya tienes la guapa! Esto es lo básico que puedes hacer para reducir la celulitis naturalmente.

 

Pero acuérdate que hagas lo hagas, empieza a aceptar y amando tu cuerpo y cómo es ahora.

 

Si no aplicas este principio primero, ningún cambio que pueda ser podrá ser sostenible.

 

 

Te comparto esta receta (adaptada de la página  Recetas Mercola ) que me gustó mucho porque es parecida a lo que conocemos como un “Puchero” aquí en México.

 

Como te comentaba en los consejos nutricionales , el caldo de huesos es buenísimo porque contiene colágeno. El colágeno es una proteína que abunda en el cuerpo y no es importante para la piel, sino para tus articulaciones, tu digestión, tus uñas y el cabello.

 

CALDO DE HUESOS

 

Ingredientes:
 
  • 2 kg de tuétano o médula de res y huesos de los nudillos
  • 1 kg de huesos con carne, cuentos como costillas
  • ½ taza de vinagre de sidra de manzana sin pasteurizar
  • 4 litros de agua filtrada
  • 3 tallos de apio, cortados a la mitad
  • 3 zanahorias, cortadas por la mitad
  • 3 cebollas, en cuartos
  • Un puño de perejil fresco
  • Sal de mar al gusto

 

Procedimiento:

  1. Coloca los huesos en una olla o una  cazuela  de barro, añade el vinagre de sidra de manzana y el agua, y deja reposar durante 1 hora, de esta manera el vinagre puede extraer el mineral de los huesos. Añade más agua, si es necesario, para cubrir los huesos.
  2. Agrega los vegetales y deja hervir a fuego medio. Retira la espuma de la parte superior del  caldo  y tírala.
  3. Disminuye a fuego lento, tapa y cocina de 24 a 72 horas, apaga el fuego y deja reposar toda la noche, y luego por la mañana vuelve a encenderlo y deja que hierva un fuego lento todo el día).
  4. Durante los últimos 10 minutos de cocción, añade un puñado de perejil fresco para agregarle más sabor y minerales.
  5. Deja que el  caldo  se enfríe y cuélalo, de esta manera nos aseguramos de que todo el tuétano se haya desintegrado del hueso en el  caldo .
  6. Agrega sal de mar al gusto, y bebe el  caldo  así como está o almacénalo en el refrigerador hasta 5 ó 7 días, o en el congelador hasta 6 meses para usarlo en sopas o guisos.

 

¿Te gustó este artículo y video?

¡Tenemos muchas más herramientas para ti!

-> Regístrate a mi taller gratuito 3 HERRAMIENTAS PARA CAMBIAR EL CHIP MENTAL .  ¡Los tips en Psicología de la Alimentación que te hacen regalar en el taller son tan fáciles que te van a sorprender!

 

REGÍSTRATE AQUÍ

 

 

¡Te espero!