Tengo flojera de hacer ejercicio

 

 

 

¡Hola Amiga!

 

Desde hace un par de semanas perdí la motivación para hacer ejercicio…

 

Antes de esto, estuve viviendo en Cancún durante unas semanas. ¡Y estaba motivadísima!

 

Me levantaba muy temprano, sin despertador, con mucha energía y con muchísimas ganas de salirme de mi departamento para mover mi cuerpo.

 

Honestamente desde hace mucho tiempo dejé de usar los gimnasios para hacer ejercicio. Más bien hago videos de ejercicio en mi casa, o me salgo a algún parque cercano para disfrutar el aire libre.  Y me encanta porque ahorro mucho tiempo en ir y venir.

 

En Cancún, sentí que me tonifiqué más, me sentía más ágil y fuerte, a pesar de que no era exagerada la cantidad de ejercicio que hacía: no más de 40 minutos al día, sólo 3 ó 4 veces por semana máximo.

 

Pero en cuanto regresé a Monterrey, ¡¡noté que la motivación se quedó en Cancún!!!

 

Sentí que la contaminación estaba terrible, el clima muy seco y mi rinitis alérgica ¡a todo lo que da!

 

La nariz congestionada, en las noches no podía respirar, ni dormir bien. Y aparte, me involucré en dos proyectos nuevos muy ambiciosos que quiero sacar a finales de este año.

 

 

Como te explico: ¡estrés total!

 

Ya te imaginarás, en las mañanas no me levantaba ¡ni con despertador! cansada, y sin ganas de mover ni un dedo del cuerpo…. Me sentía culpable por no querer hacer ejercicio.

 

Y la antigua creencia de “si no hago ejercicio voy a engordar”, quería salir a la luz (me di unas nalgadas intelectuales para recordarme que nuestro cuerpo es mucho más que calorías entran, calorías salen y que no voy a engordar de la noche a la mañana si le aflojo al ejercicio por unas semanas).  

 

Así que, después de varios días de estar “arrastrando la toalla” en el tema del ejercicio, decidí seguir mis propios consejos, hacer caso a todo lo que les enseño en mis programas y en vez de seguir con mi actitud de víctima, cambie mi chip mental.

 

Recordé que hay etapas para todo. Hay etapas en las que uno está motivadísimo para hacer ejercicio, y que uno tiene toda la energía para eso, y hay etapas en las que no.

 

¡Y no pasa nada!

 

No es motivo para sentirse culpable ni enojado con uno mismo.

 

Entonces en vez de obligar a mi cuerpo a hacer algo que evidentemente ahorita no quiere hacer y auto imponerme mi misma rutina de ejercicio que estaba haciendo en otra etapa de mi vida (la de Cancún), decidí hacer una nueva rutina  😀 y esto es lo que salió… 

 

 

 

  1. Cambie mis horarios de hacer ejercicio. Como me estaba levantando con mucho esfuerzo en las mañanas, evidentemente mi cuerpo necesitaba dormir un poco más. Por el estrés de los proyectos nuevos, por la nariz tapada, por lo que quieras…Entonces en vez de levantarme tan temprano a hacer ejercicio, me di permiso de aprovechar esos 40 minutos y dormir un poco más.  Moví el ejercicio para la tarde, en un horario en el que estoy súper despierta y sin flojera, y con energía para querer moverme (entre 6 y 7 pm.) Un tip que me funcionó muy bien, es que después de comer, en vez de seguir vestida con mi ropa de “ejecutiva”, me cambié a ropa de gimnasio. ¡Me funcionó excelente! Psicológicamente, por algún motivo, me sentía más lista para mover mi cuerpo. Entiendo que muchas de nosotras trabajamos.

 

  1. Me di permiso de hacer menos ejercicio que lo que estaba haciendo antes. Me pregunté: ¿cuánta cantidad de ejercicio sería aceptable hacer en este momento para mi cuerpo? Y la respuesta fue 20 a 30 minutos máximo.  Lo maravilloso es que ya estando en mi ropa deportiva y entrada en sudor, me daban ganas de hacer otros 10 ó 15 minutitos más. ¡Mágico! La diferencia es que si yo me hubiera auto impuesto hacer los 40-45 minutos desde el inicio, posiblemente me hubiera ganado la flojera y no lo hubiera hecho. Negocié conmigo misma para que la decisión de moverme no fuera tan difícil. Y funcionó.

 

  1. Me di permiso de hacer una forma de movimiento diferente a la que estaba haciendo en Cancún. En Cancún estaba haciendo una combinación de ejercicios de cardio y resistencia, que me dejaban empapada de sudor. Pero en esta etapa, nada más de pensar en estar brincoteando por todo mi cuarto con mis videos, ¡me daban ganas de regresarme a la cama a descansar! Simplemente mi cuerpo no lo toleraría… Así que opté por salirme a caminar alrededor de mi cuadra… me ponía mis audífonos, ponía mis videos de Benihno Massaro (un maestro espiritual al que traigo de moda), a mover mi cuerpo y aprender a liberar mi mente en el proceso! ¡Maravilloso!  Generalmente prefiero hacer algo ejercicio en el que sienta que estoy trabajando mis músculos, como es el caso de los ejercicios de resistencia, pero mi cuerpo en este momento me está diciendo otra cosa. Y mi trabajo es escucharlo y atenderlo…

 

La clave fue que a pesar de que estaba totalmente desmotivada para hacer ejercicio, encontré una forma de mover mi cuerpo que fuera sostenible para mi cuerpo en esta etapa de mi vida. (Tal y como les enseño a mis alumnas de EL ARTE DE AMAR TU CUERPO)

 

¡Y estoy segura que tú también puedes!

 

Si te sientes desmotivada para hacer ejercicio, pregúntate:

 

¿Qué SÍ me sentiría capaz de hacer en esta etapa de mi vida? No tiene que ser una hora diaria, 7 veces a la semana. Es más, no tiene que ser ni 30 minutos por 3 veces a la semana.

 

Si en esta etapa sólo puedes o quieres hacer 10 minutos 3 veces por semana, ¡está perfecto!

 

Recuerda que todo son etapas, y la motivación regresará.

 

Ahora, si la motivación no ha regresado en muuucho tiempo, entonces tenemos que indagar más profundo.

 

Es posible que haya una condición de salud que te tenga en un estado de fatiga extrema, que necesite corrección tanto a nivel físico, nutricional como emociocional.

 

O es posible que haya alguna serie de creencias a nivel subconsciente que están saboteando tus esfuerzos por mover tu cuerpo. Si tu cerebro no se la cree, ¡tu cuerpo tampoco!!

 

Si es así, te invito a conocer más de nuestra filosofía y nuestros programas para que encuentres una solución definitiva a la desmotivación.  😉 

 

 

 

 

Tenemos muchos recursos para ti, haz click en estos enlaces para ver más información de mis maravillosos programas: