Los niños y la comida: 10 reglas básicas para los papás

Colaboradora: Carla Vogel

 

¡Hola amiga!

 

Muchas mujeres me han escrito para pedirme tips de cómo alimentar a sus hijos para mantenerlos sanos. Y es que si muchas veces nosotras mismas necesitamos ayuda para entender lo que significa comer sano o  comprender cómo debemos alimentarnos, me imagino que cuando se trata de un hijo, ¡la necesidad es mayor!

 

La buena noticia es que no necesitas un título de nutrición para crear niños sanos. Siguiendo algunas pautas básicas (que espero se convertirán en hábitos), puedes ayudar a impulsar a que tus hijos coman bien y se mantengan en un peso saludable.

 

Y de todas formas, si estás interesada en conocer más recetas ricas y saludables para tus hijos, te invito a que conozcas nuestro nuevo RECETARIO NUTRIKIDS AQUÍ.

 

Recuerda que tu eres el modelo a seguir para tu hijo. Por lo que cuando se trata de enseñar buenos hábitos alimenticios, trata de dar el mejor ejemplo posible.

 

No pretendas enseñarle a comer verduras si te la vives comiendo productos procesados, altos en grasas saturadas y azúcares.

 

Los niños hacen lo que los papás hacen. Y esto es porque en su inconsciente creen que si copian lo que los padres hacen, serán aceptados a mayor grado por ellos. Así que sé más consciente de esto y enséñales a tus hijos desde el ejemplo. 

 

Aquí te dejo las 10 reglas básicas que te recomiendo seguir:

 

 

 

  1. Pon un horario fijo para las comidas y respétalo.

Esta es una excelente manera para ir acostumbrando a tus hijos a ser constantes y a darle a la comida la importancia que se merece.

 

  1. Permite que coman a su ritmo, no los andes correteando.

Es importante que saboreen cada bocado y que mastiquen bien los alimentos. Si los correteamos, sólo hacemos que su sistema entre en estrés, logrando que no absorban los nutrientes como es debido, que dejen de disfrutar la comida y que dejen de digerir correctamente. Además, si come rápido, comienza a desconectarse de su cuerpo. 

 

  1. Date el tiempo para prepararles comidas y snacks ricos, saludables y nutritivos.

La mayoría de los alimentos procesados están repletos de azúcar y grasa. Te invito a que cambies tus comidas y snacks por alimentos naturales. ¡Te aseguro que puedes preparar alimentos deliciosos y súper nutritivos!

 

  1. Que no se te olvide el desayuno… ¡es la comida más importante!

Prepárales un desayuno rico y completo que les de energía. Porfa, porfa, porfa no les des cereal. Aún cuando la industria alimenticia te vende los cereales como el mejor desayuno, es lo peor que existe. Los cereales tienen muy poca fibra y muchisisisisisísima azúcar. Te invito a que mejor les prepares unos ricos huevos con verduritas o unos ricos hot cakes con harina de almendra. ¡Te prometo que hay mil opciones ricas y saludables!

 

  1. Los papás controlan la comida que hay en casa.

Tú decides qué alimentos comprar. Y aunque tus hijos te van a pedir alimentos menos nutritivos, tú eres la que está a cargo al momento de decidir qué alimentos almacenas regularmente en casa. Y no te preocupes porque los niños no pasan hambre. Comen lo que está disponible en la alacena o en el refrigerador de la casa. Así que mejor opta por comprar alimentos saludables.

 

Igualmente recuerda que la comida nutritiva, ¡puede ser deliciosa! Si te faltan ideas de qué preparar, te invito a que conozcas mi RECETARIO DIGITAL NUTRIKIDS AQUÍ.

 

  1. A partir de la comida que hay en casa, los niños pueden decidir qué comer o qué no comer.

Los niños deben de tener algo de opinión con respecto a lo que comen. Así que te recomiendo sugerirles algunas opciones y dejarles escoger qué y cuánto quieren comer. Esto puede parecer como si les estuvieras dando demasiada libertad pero es la manera en la que tus hijos irán creciendo, escuchando lo que su cuerpo les pide. Además si sigues el paso anterior, tus niños estarán escogiendo únicamente los alimentos que compras y preparas en casa.

 

La otra cosa que te recomiendo es que les des una lista de alimentos nutritivos para que seleccionen los que les gustan e intenta cocinar con ellos.

 

  1. No obligues a tus hijos a comer alimentos que no les gustan o que no desean en ese momento.

El cuerpo es sabio y sabe qué es lo que necesita. Si los obligamos a comer alimentos que no desean, estaremos pasando sobre su criterio y esto será contraproducente. Respeta a tus hijos como si fueran adultos. Aún así, invítalos a que experimenten con nuevos sabores, ofreciéndoles variedad. Puede que tengas que servirles un alimento varias veces para que se adapten a los nuevos sabores y texturas. Quizá le quieras dar pequeñas probaditas para que no sienta que los estás obligando a comer.

 

  1. Olvídate de la regla del plato limpio con tus hijos.

Permite que tus hijos dejen de comer cuando sienten que ya han tenido suficiente. Muchas de nosotras crecimos con la regla del plato limpio, pero este enfoque NO ayuda a que los niños escuchen a sus cuerpos y se detengan cuando reciben la señal de saciedad. En cambio, cuando los niños notan y responden a esta sensación, es menos probable que coman en exceso.

 

  1. Procura que cenen ligero, aproximadamente 3 horas antes de irse a la cama.

Permite que el cuerpo de tus chiquitos se regenere mientras duermen, no que utilicen este tiempo tan preciado para hacer la digestión.

 

Además esto es una buena solución para la gastritis.

 

  1. Dales a tus hijos el alimento emocional que necesitan.

El alimento físico (la comida) y el alimento emocional, están completamente ligados. Si nos ponemos a pensar, cuando una mamá está alimentando a su bebé, lo está sosteniendo entre sus brazos y le está transmitiendo su calor y su amor, al mismo tiempo que le da su leche. Por esta razón, muchas veces pensamos que podemos encontrar en la comida el amor que nos hace falta. Por esta razón, te invito a que siempre escuches y apapaches a tus hijos con caricias, abrazos, besos, cosquillitas, etc. ¡Los puedes salvar de tener una relación tóxica con la comida!

 

Ahora que ya conoces estas 10 reglas básicas, te invito a que comiences a aplicarlas lo antes posible. Puedes ir integrándolas poco a poco, empezando por las que te parezcan más fáciles.

 

 

¡Conoce mi nuevo RECETARIO DIGITAL NUTRIKIDS: RECETAS SALUDABLES PARA TUS HIJOS! Incluye  recetas para el desayuno, comida, cena, los snacks, lunchs y postres. Y además tips poderosísimos en Psicología de la Alimentación y Nutrición Funcional.

 

 

Adquiérelo AQUÍ con su precio especial.

 

¡Incluye más de 100 recetas saludables para toda tu familia!

 

¡CON LA COMBINACIÓN MÁS DELICIOSA Y NUTRITIVA PARA TUS PEQUES!