¿Cómo puedo comer sano sin dañar mi economía?

Colaboradora: Ana Gaby Benavides

 

 

Hace unas semanas me llegó un correo de una alumna que me decía: “¿y nosotras las que no contamos con los suficientes recursos, cómo podemos comer saludable sin gastar tanto?”

 

Sí, definitivamente muchos alimentos saludables son más caros que la comida chatarra.

 

Y puede ser normal.  Las empresas requieren consumidores para elevar sus ganancias y bajar sus costos, y nos topamos con que la mayoría de las personas, no consumen este tipo de alimentos.

 

Por ejemplo, las almendras, nueces, nuez de la India, semillas de cáñamo, aceite de coco (comparado con el aceite vegetal), harina de coco, (etc), son más caros que los cacahuates con sal, la harina, y los Doritos (aunque ni creas, los Doritos también son caros y vienen bien poquitos en cada bolsa).

 

Hoy te voy a compartir algunos tips que te ayudarán a hacer mejores elecciones en el súper para que puedas incrementar tu nutrición, sin terminarte tu quincena…

 

Pero, antes de entrar a esto, quiero que hablemos de prioridades…

 

 

Web

 

Yo entiendo que la economía muchas veces está apretada. Pero no me vas a negar que muchas veces no pensamos ni dos veces en comprarnos un lipstick nuevo pero no queremos reemplazar el aceite vegetal por aceite de coco porque “sale muy caro”. 

 

Así que, vamos poniendo nuestras prioridades en orden.

 

Invertir en tu salud, aunque te salgas un poco de tu presupuesto, ¡vale la pena! 

 

Una de mis alumnas constantemente se queja porque sale muy caro comprar aceite de coco, almendras y otros alimentos orgánicos, pero luego me contó que se fue con su marido a la final de fútbol y que los boletos costaron 12,000 pesos (6,000 pesos cada uno)…

 

Entonces aquí la pregunta es: ¿realmente no puedes invertir más en tu salud? ¿o no quieres? Excusas siempre van a haber.

 

 

Aún así, a petición popular, te presento los puntos más importantes que debes de tomar en cuenta para  equilibrar tus gastos a la hora de comprar tus alimentos y que no te LIMITES y mucho menos entres en pánico.

 

  1. No vayas al súper cuando tienes hambre. Está comprobado que si vas con el estómago vacío a comprar el mandado, será más fácil “caer” en los antojos de comida chatarra. 

 

  1. Prepárate con tiempo. Prepara tu menú de la semana, y con base en eso haz tu lista de ingredientes. No compres NADA que no esté en tu lista….  En mi caso, desperdiciaba mucha comida porque no planeaba bien mi semana, o peor aún: se me antojaban tantas cosas novedosas y de ingenua pensaba que iba a experimentar… Si no está en tu menú, no lo compres.

 

  1. Compra frutas, verduras y nueces en el mercado (central de abastos). Son mucho más baratos si los compras ahí. Un tip es que pueden juntarse varias amigas e ir juntas a conseguirlos y así hasta en gasolina ahorran.

 

  1. Escoge las frutas y verduras que verdaderamente necesitan ser orgánicas. Si bien sería maravilloso que todo lo que compráramos fuera orgánico, tenemos que ser realistas. Y para ayudarte a definir cuáles son las frutas y verduras que sí valen la pena comprar orgánicas, te comparto la lista de las famosas Dirty Dozen and the Clean Fiften (La Dozena Sucia y la Quincena Limpia). Esta lista consiste en las 12 verduras o frutas con más pesticidas y las 15 frutas o verduras con menos pesticidas.

 

tabla docena sucia quincena limpia 

 

Lo que puedas comprar orgánico, ¡perfecto! Lo que no, ni modo. No te estreses…

 

Solo recuerda, lavarlos y desinfectarlos adecuadamente. Las manzanas por ejemplo, las puedes dejar remojando toda la noche en vinagre blanco, lavarlas al día siguiente y ya está. O las puedes comer sin cáscara.  Lo mismo con el pepino: te recomiendo altamente que le quites la cáscara si no lo puedes comprar orgánico.

 

 

  1. Cultiva en casa. Esta sería una opción maravillosa y podrías empezar con hierbas como albahaca, cilantro, hierbabuena, perejil, apio, manzanilla, etc., con lo que te ahorrarías idas al súper o al mercado y tienes la garantía de que son 100% orgánicas. Puedes comenzar a hacer tu propio huerto orgánico con ayuda de este artículo: Haz tu propio huerto orgánico.

 

  1. No compres tantos cereales de caja, galletas o barritas aparentemente saludables. Tú las puedes preparar en casa. Por ejemplo. Puedes hacer granola o muesli, galletas de almendra y barritas saludables sin tanto azúcar y sin gluten. La ventaja de hacer tus cereales y galletas en casa es que tú puedes elegir ingredientes que sean más densos en nutrientes y esto provocará que a la larga, comas menos… Y eso, también ayuda a tu economía. Puedes descargar la receta de Mi Snack Favorito Saludable, aquí.

 

  1. Gasta menos en refrescos, jugos de caja y cualquier bebida azucarada.

En su lugar, prepara aguas de frutas y disfruta el agua natural. La Jamaica y la limonada (endulzadas con stevia) son favoritas de los niños. También te recomiendo preparar: 

  • agua con pepino
  • limonada con menta
  • agua de fresa con albahaca

 

 

  1. Puedes, si así lo decides, reducir el consumo de proteína animal y sustituirla 2 ó 3 veces a la semana con otros alimentos como la quinoa, las lentejas, los champiñones, etc (no te vas a desnutrir ni tu ni tu familia)

 

 

  1. Si te interesa consumir súper alimentos como la maca, la moringa, el cacao, la espirulina, goji berries, semillas de cáñamo o hemp, algas , etc , ve comprando por ejemplo, uno a la quincena o al mes!! Así tendrás tiempo de probarlo, ver como le cae a tu cuerpo y decidir si lo quieres seguir consumiendo o no.  Aquí tampoco es obligatorio que te vayas a una tienda donde venden este tipo de productos o los pidas por internet y los compres absolutamente todos. Vete de poco a poco. Roma no se hizo en un día. Además, ¡¡te duran meses!! No los tienes que comprar todas y cada una de las veces que vayas a surtir tu despensa.

 

 

  1. Compra fruta de temporada, generalmente está a un costo más bajo que cuando no lo está.

 

  1. No tengas miedo a comprar verdura congelada. Suele ser más barata y también, sólo consumes la que necesitas. Desperdicias menos también.

 

  1. Prepara porciones más grandes y congela lo que no te termines en el día. Esto te ayuda porque usas los mismos ingredientes en varias comidas, ayudando a que gastes menos.

 

  1. Selecciona más alimentos que son densos en nutrientes y que son muy económicos:

 

  • Huevos
  • Atún en lata (claro que es mejor el atún fresco pero si no traes presupuesto, es mejor el atún en lata que la salchicha).
  • Verduras congeladas (brócoli, coliflor, zanahoria)
  • Leguminosas (si tu cuerpo las tolera). Las lentejas, los garbanzos y las habas son nutritivas y no son nada caras.

 

 

 

Y por último, la próxima vez que “te duela el codo” comprar alimentos más caros porque son más nutritivos, piensa en lo tanto que te vas a gastar con el endocrinólogo la próxima vez que te tengas que hacer exámenes de azúcar y de la tiroides…  

 

Y piensa en todas las enfermedades que les estarás evitando a tus hijos cuando sean grandes…

 

¡Te lo dejo de tarea!

 

 

¡Adquiere mi recetario NUTRE TU CUERPO! Encontrarás recetas fáciles, deliciosas y NUTRITIVAS con tips nutricionales para mejorar tu metabolismo y el de tu familia.  

 

Adquiérelo AQUÍ.

 

oferta recetario nutre tu cuerpo