El hábito más poderoso para combatir la inflamación

Colaboradora: Carla Vogel

 

Hola amiga,

 

¿Sabías que el estrés es la principal causa de inflamación? Vivimos siempre corriendo, con mil compromisos, teniendo siempre que llegar a algún lado, durmiendo poco, sintiendo que nuestro día se fue en un segundo y que no pudimos terminar con toooooooodos nuestros pendientes. Y seguramente me dirás que no puedes bajarle al ritmo porque entonces menos te dará tiempo de terminar las cosas…

 

Por lo que te pregunto, ¿si no puedes cambiar tu ritmo de vida, puedes al menos cambiar los pensamientos sobre ti? Porque con esto…estaríamos del otro lado.

 

¿Qué es la inflamación y por qué debería de importarte?

 

Déjame contarte primero lo que es la inflamación y cómo puedes saber si es parte de tu vida.

 

La inflamación es la manera en la que nuestra biología reacciona llamando a un ejército (de agentes inflamatorios) que buscan destruir al agente dañino que está dando vueltas por alguna zona de nuestro cuerpo.

 

Esta reacción es muy buena (mientras no sea en exceso), porque activa un tipo de expresión genética que nos permite curarnos más rápidamente y tener una mejor recuperación física para aumentar las probabilidades de supervivencia en caso necesario.

 

El problema es que nuestro continuo estrés mental y emocional, hace que esta expresión genética rara vez se apague, por lo que nuestro cuerpo constantemente piensa que está en peligro…y esto se deriva en una INFLAMACIÓN CRÓNICA.

 

Si estás constantemente inflamada, aparecen enfermedades crónico-degenerativas como artritis, alergias, sobrepeso y obesidad, diabetes, cáncer y Alzheimer.  

 

Aquí te comparto algunos factores pro-inflamatorios:

 

 

 

 

TEST: ¿Qué tan inflamado está tu cuerpo?

 

Y ahora, te invito a que tomes este cuestionario para conocer el grado de toxicidad en tu sistema. Mientras mayor toxicidad, mayor es la inflamación en tu cuerpo.

Suma cada síntoma con el que te identifiques, basándote en la siguiente escala de puntos:

 

Escala de puntos:

0 = nunca o casi nunca tengo este síntoma

1 = lo tengo ocasionalmente, los efectos no son graves

2 = lo tengo ocasionalmente, los efectos son graves

3 = lo tengo frecuentemente, los efectos no son graves

4 = lo tengo frecuentemente, los efectos son graves

 

  • Tracto digestivo:
    • Náuseas o vómitos___
    • Diarrea___
    • Estreñimiento___
    • Sensación de hinchazón___
    • Eructos o gases___
    • Ardor en el estómago___
    • Dolor intestinal/estomacal___
    • TOTAL___
  • Orejas
    • Comezón en los oídos___
    • Dolores de oído o infecciones de oído___
    • Zumbido en los oídos o pérdida de la audición___
    • TOTAL___
  • Emociones:
    • Cambios de humor___
    • Ansiedad, miedo, nerviosismo___
    • Ira, irritabilidad, agresividad___
    • Depresión___
    • TOTAL___
  • Ojos
    • Ojos llorosos o picazón en los ojos___
    • Ojos hinchados, enrojecidos, párpados pegados___
    • Círculos oscuros debajo de los ojos___
    • TOTAL___
  • Energía/actividad
    • Fatiga o lentitud___
    • Apatía o letargo___
    • Hiperactividad___
    • Inquietud___
    • TOTAL___
  • Cabeza
    • Dolores de cabeza___
    • Desmayos___
    • Mareos___
    • Insomnio___
    • TOTAL___
  • Corazón
    • Latido irregular o saltado___
    • Latidos rápidos o fuertes___
    • Dolor de pecho___
    • TOTAL___
  • Ligamentos/músculos
    • Dolor en las articulaciones___
    • Artritis___
    • Rigidez o limitación de movimiento___
    • Dolor o molestias en los músculos___
    • Sensación de debilidad o cansancio___
    • TOTAL___
  • Boca/Garganta
    • Tos crónica___
    • Necesidad de limpiar garganta frecuentemente___
    • Dolor de garganta, ronquera, pérdida de voz___
    • Inflamación o decoloración de la lengua, encías o labios___
    • Aftas___
    • TOTAL___
  • Mente
    • Mala memoria___
    • Confusión o mala comprensión___
    • Falta de concentración___
    • Mala coordinación física___
    • Dificultad para tomar decisiones___
    • Tartamudeo o balbuceo___
    • Dificultad para hablar___
    • Dificultades de aprendizaje___
    • TOTAL___
  • Nariz
    • Congestión nasal___
    • Sinusitis___
    • Rinitis___
    • Formación excesiva de moco___
    • Ataques de estornudo___
    • TOTAL___
  • Peso
    • Atracones de comida___
    • Antojos de ciertos alimentos___
    • Exceso de peso___
    • Comer compulsivamente___
    • Retención de agua___
    • Baja de peso___
    • TOTAL___
  • Otro
    • Enfermedades frecuentes___
    • Ganas frecuentes o urgentes de orinar___
    • Picazón genital___
    • TOTAL___
  • GRAN TOTAL___

 

El significado de tu puntuación:

  • Menos de 10 puntos: salud óptima
  • De 10 a 50 puntos: toxicidad leve (inflamación leve)
  • De 51 a 100 puntos: toxicidad moderada (inflamación moderada)
  • Más de 100 puntos: toxicidad grave (inflamación grave)

 

Si sacaste un puntaje alto, no te asustes. Siempre estás a tiempo de remediar la situación. Aquí te dejo un tip muy potente que te ayudará a dar los pasos hacia una vida más sana.

 

Y aprovecho para invitarte la audio clase: “Cómo bajar de peso sin cambiar lo que comes, en donde aprenderás que la manera en la que comes puede ser mucho más poderoso que lo que comes. Tu relación con la comida tiene un impacto sobre tu digestión, la manera en la que absorbes nutrientes y cómo quemas calorías. 

 

 

Gracias a varios estudios, nos hemos dado cuenta que las personas que tienen los niveles más altos de auto-compasión (los que más se aceptan a sí mismo), son los que tienen la respuesta más baja al estrés.

 

El saber esto es muy poderoso porque el estrés es inevitable, pero la relación con nosotros mismos en el momento presente es la que contribuye a que nuestro cuerpo se inflame o encuentre la calma permitiendo el equilibrio en nuestros cuerpos. 

 

Beneficios de la aceptación y la compasión hacia nosotros mismos:

  • Combate la inflamación crónica del estrés
  • Disminuye el riesgo de los problemas de salud
  • Regula el funcionamiento hormonal, especialmente el de la oxitocina y cortisol
  • Modera los estados de depresión y ansiedad
  • Incremente el bienestar emocional
  • Incrementa actitudes positivas como la paciencia, generosidad, gratitud, aceptación, humildad y gentileza

 

Este es el inmenso poder que nuestros pensamientos y emociones tienen sobre la salud.

 

5 estrategias para incrementar la autocompasión

 

  1. Ten en cuenta cómo tratas a otras personas. Imagina cómo te portarías con tu mejor amigo si te cuenta que falló en algo, que fue rechazado, que no cumplió con una meta, etc. ¿Qué le dirías? ¿Cómo lo tratarías?
  2. Cuida tu lenguaje. Puedes estar acostumbrada a criticarte a ti misma y ni siquiera te has dado cuenta de que lo haces. Así que pon especial atención a las palabras que utilizas para hablarte a ti misma. Si no le dirías las mismas cosas a un ser querido, entonces es porque te estás atacando.
  3. Mímate con un gesto físico. Un gesto físico amable tiene un efecto inmediato en nuestro cuerpo porque activa nuestro sistema calmante parasimpático. Los gestos físicos hacen que salgamos de nuestra cabeza y aterricemos en nuestro cuerpo. Puede ser un simple gesto como el de poner las manos en el corazón o simplemente abrazarte con los brazos.
  4. Memorizar algunas frases compasivas. Escoge frases que resuenen contigo, para que las puedas intercambiar cada vez que te encuentres atacándote o diciéndote “soy horrible”. En la práctica de mindfulness tienen un mantra que utilizan para la autocompasión que es:

Este es un momento de sufrimiento.

El sufrimiento es parte de la vida.

Puedo ser amable conmigo misma en este momento.

  1. Practica meditación guiada y yoga. La meditación y el yoga ayudan a entrenar al cerebro.

 

Así que no tienes que cambiar tu rutina, simplemente cambia la manera en la que te vez a ti misma, la manera en la que te percibes. Qué diferente sería si cada vez que nos vemos al espejo, nos gustara la persona que se aparece ahí.

 

Recuerda que la autocrítica sólo nos sabotea y produce una variedad de consecuencias negativas.

 

¿Y sabes qué es lo peor?

 

Que no se puede curar a un cuerpo que odias… La decisión la tienes tú, puedes seguir tu vida cómo hasta ahora, o puedes empezar a cambiarla y a sanarla.

 

Aprende más poderosas herramientas en Psicología de la Alimentación para sanar tu relación con la comida con la Audio Clase: Cómo bajar de peso sin cambiar lo que comes. 

Si tienes dudas, puedes escribirnos a info@mariamontemayor.com