101 maneras saludables para bajar de peso sin ponerte a dieta

Hola amiga,

 

Como experta en Psicología de la Alimentación, siempre enseño a mis alumnas que las dietas no funcionan.

 

De hecho, el 95% de las personas en una dieta para bajar de peso rebota al año de haberlo bajado.

 

Si las dietas y los métodos convencionales para bajar de peso no funcionan (porque si funcionaran, ya hubieran funcionado hace mucho y no estaríamos viviendo una de las peores crisis de obesidad en la historia de la humanidad), ¿entonces qué hacemos?

 

(Nota: Para más información sobre por qué no bajas de peso, regístrate gratis a mi taller: POR QUÉ NO BAJO DE PESO – 8 SECRETOS QUE TU NUTRIOLOGO NO TE HA DICHO aquí. )

 

Ahora sabemos que el peso no se comporta como queremos ni como creemos.

 

Tiene su propia agenda.

 

Sin embargo, a mis alumnas siempre les enseño que tenemos que empezar a cambiar el chip mental si realmente queremos ver una transformación sostenible.

 

 

 

Así que, aquí te comparto:

 

 

  1. Consume suficiente Omega 3
  1. Agrega germinados a tus platillos
  1. ¡Exfóliate! Tú puedes crear tus propios exfoliantes con ingredientes naturales, de acuerdo a tus objetivos (relajarte, humectarte, eliminar toxinas, etc). Para hacer tus propios exfoliantes y recetas anti-edad, conoce El Arte de Rejuvenecer.
  1. Desmaquíllate con aceite de coco
  1. Aprende a aceptar tu cuerpo en esta etapa de tu vida (esta estrategia es una de las más poderosas que conozco para adelgazar, ya que al aceptarte, tu cuerpo entra en un estado de relajación en donde quemas grasa mucho más eficientemente). Nota: Para más info sobre este tema, regístrate gratis a mi taller en línea ¿Por qué no bajo de peso? 8 secretos que tu nutriólogo no te ha dicho aquí.
  1. Desintoxícate de las amistades que siempre están hablando de dietas, pastillas para adelgazar, y otras forma abusivas para adelgazar.
  1. Encuentra una pasión en tu vida.
  1. Duerme cuando menos 8 horas durante la noche.
  1. Aprende a controlar la hormona del cortisol (la hormona del estrés, también conocida como la hormona que almacena grasa, especialmente alrededor del abdomen.)
  1. Aprende a mantener estables tus niveles de azúcar en la sangre. Al tener picos de azúcar en la sangre, produces insulina. Y en exceso, esta hormona almacena grasa (Para más info sobre este tema, conoce el Arte de Nutrir tu Cuerpo.)
  1. Corrige deficiencias nutricionales. Una deficiencia nutricional en tu cuerpo puede ser detectada como una amenaza a su supervivencia, y la consecuencia natural será que almacenes grasa y no desarrolles músculo.
  1. Asegúrate de producir suficiente vitamina D. Esta vitamina es esencial para un metabolismo sano.
  1. Cambia tu maquillaje convencional por uno libre de químicos (el maquillaje convencional contiene químicos llamados obesógenos, que desregulan tus hormonas y estropean tu metabolismo).
  1. Ten preparado mi favorito aderezo curativo y agrégalo a tus ensaladas: aceite de oliva extra virgen + aceite de linaza + aceite de semilla de cáñamo (hemp) + limón + sal de mar. Este aderezo es alto en omega 3 y antioxidantes.
  1. Intenta consumir chía varias veces a la semana ( o mejor aún: todos los días.)
  1. Intenta consumir una cucharada de linaza molida todos los días (siempre hay que guardar la linaza en el congelador).
  1. Deja de criticarte cada vez que te ves en el espejo. Esta actitud provoca que tu cuerpo almacene grasa y no desarrolle músculo.
  1. Duerme en total oscuridad. Esto es esencial para que tu cuerpo produzca melatonina (la hormona del sueño). La melatonina también es un potente antioxidante, y te protege de radicales libre (bienvenida juventud), cáncer y diabetes. 
  1. Consume un buen suplemento de probióticos diariamente. (La base de una buena salud empieza con tu salud digestiva. El probiótico te ayudará a repoblar tu flora intestinal para mejorar tu digestión). Puedes comprar mi marca favorita aquí.
  1. Encuentra una forma de movimiento que verdaderamente disfrutes y hazlo varias veces por semana. Olvídate del Crossfit si sólo lo haces para quemar calorías. No te excedas con el ejercicio. “Más” no necesariamente significa mejor.
  1. Conviértete en una comedora intuitiva. Si eres una comedora restringida, sólo provocarás ansiedad por comer y sobrepeso.
  1. Practica un ejercicio de relajación todos los días. Si no puedes hacerlo todos los días, al menos busca 5 a 10 minutos de tu día en los que puedas tomar respiraciones profundas para activar tu sistema nervioso parasimpático. Este sistema es el que te ayudará a llegar a tu peso ideal. (Aprende más sobre este tema en mi taller en línea ¿Por qué no bajo de peso? 8 secretos que tu nutriólogo no te ha dicho aquí. ) 
  1. Aprende a comer despacio. Si comes rápido, será muchísimo más difícil que bajes de peso.
  1. Deja de decirte que estás gorda. Entre más veces te digas que estás gorda, más estresas a tu cuerpo, y más difícil es bajar de peso.
  1. Encuentra una forma de expresar tu sensualidad.
  1. Si tienes pareja, encuentra formas para mejorar tu relación. Se sabe que las personas que viven en un matrimonio saludable, pueden llegar a vivir hasta 10 años más que las personas que viven en una relación caótica o abusiva.
  1. Perdónate por todos los años que estuviste a dieta, castigando tu cuerpo y abusando de él. Un ejercicio de perdón puede ser muy liberador.
  1. No comas con culpa. La culpa puede engordar más que la misma comida.
  1. ¡Baila! Hazlo en tu casa, en la fiesta, en la disco, en la clase. En donde quieras. El bailar nos conecta con nuestra parte femenina, con nuestro cuerpo. Esta práctica de reincorporarte con tu cuerpo puede ser poderosísima para bajar de peso (Aprende otras herramientas poderosas poco convencionales para activar tu metabolismo en el taller en línea ¿Por qué no bajo de peso? 8 secretos que tu nutriólogo no te ha dicho aquí. )
  1. Encuentra momentos para disfrutar de tu propia compañía: sin Facebook, sin celular, sin whatsapp. Sólo tú contigo. A veces comemos para evitar estar solos, o para no sentir lo que tenemos que sentir. El aprender a disfrutar de tu propia compañía disminuirá tus niveles de ansiedad. 
  1. Si tienes presupuesto, programa el viaje que siempre has soñado. Entre más te acerques a vivir la vida de tus sueños, más fácil será para tu cuerpo convertirse en una mejor versión de sí mismo.
  1. Toma un curso de desarrollo personal. Aprende a liberarte de emociones tóxicas y reprimidas. Este simple cambio en tu vida es capaz de ayudarte a bajar muchísimos kilos (aún si no cambias lo que comes).
  1. Date tiempo de convivir con tu familia. Tiempo de calidad.

  1. Reemplaza la sal de mesa por sal de mar. La sal mineral de mar es esencial para la vida y tiene propiedades medicinales.
  1. Hazte un examen de sensibilidades y evita los alimentos a los que salgas sensible. Esta simple estrategia puede eliminar la inflamación, reparar tu sistema inmunológico y quitarte kilos de encima. Para hacerte un examen de sensibilidades, mándanos un correo a info@mariamontemayor.com.
  1. Come aguacate.
  1. Come el huevo entero. El huevo es alimento perfecto. Tiene proteína y grasa esencial. Y contrario a lo que muchas personas creen, no eleva tus niveles de colesterol. 

  2. En la manera de lo posible, evita el gluten (alimentos que contienen principalmente centeno, cebada, trigo y avena).

si tomas mas de dos tazas 2

  1. En la medida de tus posibilidades, compra pollo y carne libre de hormonas y de libre pastoreo.
  1. Evita los endulzantes artificiales. Splenda, Equal, Nutrasweet, etc. Estos provocan a largo plazo, más ansiedad por comer y por lo tanto incremento de peso.
  1. Aprende a cocinar con aceite de coco y evita cocinar con aceite vegetal. El aceite vegetal se convierte en grasa trans, la cual daña tus células.
  1. Cómprate una bici y vete a dar un paseo al parque (o algún otro espacio al aire libre que tengas cerca de tu casa).
  1. Aprende a incorporar especies y hierbas a tus comidas: albahaca, cúrcuma, romero, eneldo, menta, orégano, tomillo, clavo, tomillo, cilantro, perejil. No sólo le darás más sabor a tus alimentos, los estarás llenando de nutrientes y antioxidantes.
  1. Toma mucha agua, pero de buena calidad. Si necesitas comprar un filtro, adelante. No hay mejor tónico para prevenir el envejecimiento prematuro que el tomar agua.
  1. Come repollo (también conocido como col). El repollo es el gran asesino del cáncer.
  1. Aprende a preparar verduras fermentadas (o cómpralas en tu tienda orgánica preferida). El proceso de fermentación incrementa los nutrientes de los alimentos ya que se genera un crecimiento de bacteria buena para los intestinos. Estos alimentos están llenos de enzimas, minerales y vitaminas.
  1. Limpia tu colon (al menos una vez al año).
  1. Incorpora un jugo verde de snack a tu rutina matutina (asegúrate de agregar una cucharadita de linaza, una cucharadita de chía y 1 cucharadita de aceite de coco para mantener estables tus niveles de azúcar en la sangre).
  1. Reemplaza el arroz blanco por quinoa o por frijoles.
  1. Aprende a decir que NO.
  1. No trates de controlar tu peso en todas las etapas de tu vida. Este estrés provoca el efecto contrario de lo que deseas.

  1. Comprende que te dieron este cuerpo porque es perfecto para ti.

tira la bascula a la basura 2

  1. Tira la báscula a la basura. No le des tu poder a un pedazo de chatarra.
  1. Come un trozo de chocolate amargo de postre.
  1. Aprende a preparar postres saludables en casa.
  1. Come brócoli. El brócoli tiene una sustancia muy poderosa que ayuda a tu cuerpo a desintoxicarse del exceso de estrógeno. El exceso de estrógeno en tu cuerpo puede provocar incremento de peso.
  1. Cambia tu champú por uno que no tenga parabenos ni ftalatos. Estos obesógenos desregulan tu metabolismo.
  1. Deja de compararte con otros cuerpos. Este hábito tóxico es muy estresante para el cuerpo.
  1. Reconcíliate con tu cuerpo. Si estás enojada con él porque no hace lo que quieres, será imposible que bajes de peso de forma sostenible.
  1. Suelta las expectativas falsas sobre cómo se debería de ver tu peso.
  1. Aprende a perdonar (a tu cuerpo, a ti misma, a tu familia, a tu jefe o a cualquier persona que sientas que te ha hecho daño). Este acto liberador es maravilloso para quitarte un peso de encima. ¡Literalmente!
  1. Aprende a incorporar la Psicología de la Alimentación en tu vida.

  2. Aprende a escuchar el mensaje que tu sobrepeso tiene para ti. Si no lo escuchas, ¿adivina qué? El mensajero (el peso) regresa (el famoso rebote).


  1. No te saltes comidas, ¡y mucho menos el desayuno! Si te saltas comidas, ¡tu cuerpo te pedirá nutrientes a través de ansiedad o antojos!
  1. Toma té verde. ¡El matcha es buenísimo!
  1. Aprende a sentirte sexy así como eres ahora. Exactamente con el peso que tienes, en esta etapa de tu vida.
  1. Aprende a liberar tu enojo de una forma saludable. No lo reprimas, lo ignores ni lo escondas. El sentir enojo es saludable. El reprimirlo no.
  1. No tengas miedo de sentir hambre.
  1. Inscríbete a una clase de comida saludable. Olvídate de la comida procesada y aprende a cocinar recetas más saludables en casa.
  1. No trates de controlar todo lo que comes. Entre más tratas de controlar, más ansiedad te dará. Mejor aprende a darle a tu cuerpo los nutrientes que verdaderamente necesita. Enfócate en calidad y no en cantidad.
  1. Nutre tu alma. Si sólo tratas de nutrir tu cuerpo pero te descuidas a ti misma, eventualmente volverás a caer en tus malos hábitos nutricionales. Primero encuentra cosas que te hagan sentir bien a ti como persona, como mujer. Escoge una cosa que puedas hacer el día de hoy que te dé inmenso placer (y no me refiero a ese pastel de chocolate, al menos no en este artículo.)
  1. Aprende a respirar más. ¿Sabías que para quemar una caloría necesitas oxígeno?
  1. Considera tomar un buen suplemento de magnesio (el magnesio es un mineral importantísimo para la desintoxicación del cuerpo y un metabolismo sano). Tómalo antes de dormir ya que también ayuda a conciliar el sueño y relaja los músculos.
  1. Reemplaza la leche de vaca por leche de almendras, de coco, de cáñamo, de nuez o de arroz.
  1. Aprende a disfrutar tus alimentos. El placer es un gran catalizador del metabolismo. Si no te gusta lo que te vas a comer, por más nutritivo que sea, no te lo comas. Busca otra alternativa saludable pero que realmente disfrutes.
  1. Considera un suplemento de vitamina B. Yo tomo complejo B todas las mañanas para apoyar la desintoxicación de mi hígado, para tener más energía, mejorar mi sistema inmunológico y neurológico.
  1. Asegúrate de que no sufras de fatiga crónica. La fatiga crónica no es normal, y puede ser una señal de que tus glándulas adrenales no están funcionando adecuadamente.

  2. Incrementa tu ingesta de vegetales de hoja verde: acelga, berza, espinaca, brócoli…Te ayudará a reducir tu deficiencia mineral y acelerarás tu metabolismo.


cuida tus finanzas

  1. Nunca te saltes el desayuno. Las personas que consumen proteína en su desayuno, pierden más peso a lo largo del año que las personas que no consumen proteína en el desayuno.
  1. Pasa más tiempo al aire libre (obviamente si vives en una ciudad muy contaminada, este tip no te aplica). El oxígeno no sólo limpia el organismo, ¡también quema calorías!
  1. Evita tomar agua de botellas de plástico. El plástico contiene muchos químicos (entre ellos el BPA) que desregulan tus hormonas, y por ende, tu metabolismo. Mejor toma agua de un buen filtro y bébela de botes de vidrio.


lee algo que te inspire 1

  1. Usa aromaterapia a lo largo de tu día. ¡La lavanda y el limoncillo son mis favoritos!
  1. Llévate de snack un puño de nueces (sin sal). Las nueces contienen proteína y grasa esencial, que además de disminuir tu ansiedad por comer, también ayudan a la función de tu cerebro.
  1. Súbele al volumen de la música que te gusta. La ciencia nos dice que escuchar música que nos trae emociones positivas prolonga nuestra sensación de bienestar y esta sensación activa nuestro metabolismo.
  1. Practica tu sexualidad. El sexo ayuda a reducir el estrés, activa tu sistema inmunológico, disminuye la presión arterial, reduce el riesgo de enfermedades cardiacas, disminuye el dolor, mejora la calidad del sueño y mucho más.
  1. Practica la desconexión electrónica al menos una vez al mes. Sí, un día del mes en el que no hay Whatsapp, Facebook, email, teléfono, internet, ni televisión… Dale tiempo a tu cerebro de desconectarse y descansar.
  1. Aprende a tomar siestas de 20 minutos. Está comprobado que este hábito saludable re-energetiza el cerebro.
  1. Antes de dormir cómete un snack pequeño que consista en una rebanada de jamón de pavo o un puñito de semillas de calabaza. Estos alimentos contienen triptófano, y este amino ácido es necesario para producir serotonina (la hormona de la felicidad). Además, el triptófano mejora la calidad del sueño.
  1. Aprende a soltar tu perfeccionismo. El perfeccionismo es una forma de auto-abuso. El auto-aboso estresa tu cuerpo, provocando almacenaje de grasa.
  1. Aprende a delegar. El delegar puede ser una acción muy liberadora. La liberación puede activar tu metabolismo.
  1. Agenda un masaje una vez al mes (si está dentro de tus posibilidades económicas).
  1. Aprende a aceptar los cumplidos que te hace la gente.
  1. Cómete tu fruta, no su jugo. El jugo de frutas es muy alto en azúcar.
  1. Elimina por completo el jarabe de maíz de alta fructosa de tu alimentación (sí, esto implica aprender a leer etiquetas).
  1. Evita a toda costa la grasa trans (sí, esto implica aprender a leer etiquetas), incluyendo la grasa hidrogenada y parcialmente hidrogenada.
  1. Dile adiós a la Coca Light ( y todas las bebidas light). La Coca Light, a largo plazo, provoca que subas más de peso ya que desregula tus hormonas del apetito.

Para cerrar con broche de oro, te voy a regalar un tip más. Que para mí, es el más importante de todos. Esta es la clave de que realmente puedas bajar de peso de forma sostenible y para siempre.

 aprende a amar tu vida 1

 

Mi conclusión es que nunca podremos realmente ser saludables ni bajar de peso, si no cambiamos de fondo quien somos.

 

Tus pensamientos, emociones y creencias sí tienen un impacto sobre cómo asimilas, digieres y quemas calorías.

 

Por eso el 95% de las personas en una dieta para bajar de peso lo rebotan al año de haberlo bajado: porque no pasan por una transformación interna.

 

Nada les cambia en la vida.

 

Si tú quieres bajar de peso de forma sostenible y para siempre, primero tienes que cambiar tú.

 

Aprende muchas más herramientas para activar tu metabolismo con herramientas en Psicología de la Alimentación en el taller en línea GRATIS ¿Por qué no bajo de peso? 8 secretos que tu nutriólogo no te ha dicho.

 

Regístrate GRATIS aquí.

 

 

Empieza ahorita escogiendo 5 maneras en la que puedes cuidar mejor tu cuerpo el día de hoy. Y haz un compromiso contigo.

 

Si incorporas 5 hábitos nuevos al mes, al final de año, tendrás 60 nuevos hábitos positivos. ¡Imagínate el cambio que verás en tu cuerpo y en tu vida!

 

Pero acuérdate, estos cambios de hábitos tienen que venir acompañados del cambio de chip mental.

 

En los comentarios, comparte las 5 maneras que escogiste para este mes. Compártelo con tus amigos, amigos, familiares, para que te motives aún más.